Flags

El Centro para la Salud y la Educación de las Mujeres

Enfoque en Salud Mental

Mostrar este artículoCompartir este artículo

Impacto psicosocial del cáncer de mama

Boletín WHEC Práctica Clínica y Directrices para la Gestión de proveedores de servicios de salud. Educación subvención prevista por la Salud de la Mujer y el Centro de Educación (WHEC).

El cáncer de mama los tratamientos actuales con importantes retos y dificultades; la mayoría de los pacientes aprenden a vivir con la enfermedad y para incorporar en el día a día la vida. Adaptación a la enfermedad es más que la ausencia de psicopatología o el punto final de hacer frente. Implica la adaptación procesos psicológicos que ocurren en el tiempo como el individuo y la familia de la gestión de las ramificaciones del cáncer de mama diagnóstico. En esencia, la mayoría de los pacientes poseen capacidad de resolución de problemas que resolver con eficacia las numerosas dificultades relacionadas con el tratamiento y la rehabilitación. Ya que los pacientes varían en su capacidad para responder a estos retos y problemas, la consideración cuidadosa debe darse a la comprensión de las variaciones individuales en las reacciones psicológicas. Principales áreas problemáticas incluyen la rehabilitación física, psicológica, social, sexual, nutricional, financiera y formación profesional. Cada uno de estos ámbitos contribuye a cada paciente la sensación de bienestar general o la calidad de vida, sin embargo, los esfuerzos de rehabilitación suelen ignorar el dominio espiritual, que también figura en este tipo de medición.

El propósito de este documento es poner de relieve a los factores tales como el estado psicológico, el nivel de optimismo, la espiritualidad y el apoyo de fuentes como la familia, amigos y equipo médico en la recuperación de los pacientes con cáncer de mama. El peligro psicológico sigue siendo una constante en la enfermedad continuo pasar de los pacientes como el diagnóstico y el tratamiento de recuperación y supervivencia. Estos factores, presentan desafíos únicos para el equipo de atención médica, y si se detectan sin tratamiento psicológico y la angustia puede poner en peligro los resultados del tratamiento y, de hecho, aumentar los costes sanitarios.

Cuando el paciente se le ofrece la oportunidad y el estímulo para aprender sobre su enfermedad y entiende que tiene opciones a considerar para su tratamiento que se presentan en un ambiente donde sus preguntas y opiniones son respetadas, que será mucho más confianza de su equipo de tratamiento médico y confía en las opciones identificadas. Sabiendo que no hay aún cura para el cáncer de mama existe pero que los tratamientos y los ensayos clínicos con buenos resultados están disponibles para ella es alentador. El cirujano es también de la primera línea de la batalla. Es responsabilidad del cirujano que le brinde las herramientas que necesite para hacer su experiencia tan positiva como sea posible.

La vulnerabilidad psicosocial

El cáncer es más que el diagnóstico inicial. Cuando una mujer es sospechosa de tener cáncer de mama o cuando una mujer es diagnosticada con cáncer de mama, ella se siente de inmediato la mayoría de los casos vulnerables, abrumado por la inminencia de la mortalidad y profundamente sola. No hay ninguna manera de una mujer para prepararse a escuchar "Hay algo en su mamografía o hay un abultamiento en su seno. Tenemos que hacer una biopsia". Instante el miedo, el pánico y, a menudo, parecen tener más de todo su ser. Para muchos pacientes con cáncer de mama, la supervivencia se inicia el día de diagnóstico como la mujer iniciar la labor de aceptar el diagnóstico y, por tanto, la redefinición de todos los aspectos de sus vidas.

Existen cuatro puntos principales en la atención psicosocial de los pacientes de cáncer (1). En primer lugar, los pacientes experimentan una "situación existencial" durante los primeros 3 meses después de su diagnóstico. Aunque la mayoría de los pacientes se esfuerzan por recuperar un sentido de normalidad, mientras que luchan para aceptar que su vida nunca será la misma. En segundo lugar, si se produce una remisión, los pacientes comienzan a vivir con su cáncer. La mayoría de los pacientes empiezan a incorporar las perturbaciones de la vida cotidiana en sus rutinas. En tercer lugar, el miedo a la recurrencia o la complica aún más el evento psicosocial curso para cada paciente. Conocimientos y el apoyo del equipo de permitir a los pacientes a entender y anticipar su curso después de la recurrencia. Aunque ausente en el momento del diagnóstico, el conocimiento crítico a menudo reduce la angustia en la recurrencia. Por último, si el tratamiento falla, enfermedad terminal y la amenaza potencial de abandono frente a los pacientes con mayor dificultad a la adaptación. Algunos pacientes que poseen la capacidad para adaptarse a una enfermedad terminal, pero muchos no aceptar la muerte (2).

Psicosociales de selección ofrece la oportunidad de identificar y predecir cuáles pacientes son más angustiados y, en consecuencia, es poco probable que se adapten a los muchos factores asociados con un diagnóstico de cáncer y su tratamiento. Técnicas de cribado psicosocial de los pacientes que han sido recientemente diagnosticadas van desde entrevistas a la libre informe psicológico instrumentos. Breve y eficaz que utilizan métodos de auto-informe de las medidas también pueden ser rentables. En algunos casos, una breve psicológicas instrumento, podrá incorporarse a un proceso de registro ambulatorio y requiere sólo 1 a 2 minutos de tiempo del paciente. Este proceso también se maximiza la utilización de los recursos psicosociales porque estos proveedores pueden identificar pacientes con mayor nivel de peligro.

Sexualidad:

Los avances en los tratamientos contra el cáncer seguirá aumentando y, en consecuencia, los pacientes con cáncer necesita ayuda en la normalización de su vida diaria para lograr las óptimas propiedades físicas, psicológicas, y el funcionamiento social. Funcionamiento sexual es un factor crítico en el desarrollo físico, psicológico y de rehabilitación social, habida cuenta de que el cáncer de mama puede afectar la imagen corporal y la autoestima, así como la relación con su cónyuge o pareja. Reconocimiento oportuno de los pacientes y las necesidades de las disfunciones sexuales es esencial para la completa atención del cáncer. Los pacientes también pueden ser reacios a plantear cuestiones sexuales como una preocupación debido a que son demasiado avergonzada y necesita un profesional para empezar a normalizar el debate como uno de los componentes de la atención general. La falta de debate puede ser interpretada, como la sexualidad no es una cuestión más destacados. Por último, también puede frenar la renuencia de los mitos sobre el cáncer y la sexualidad que aún prevalecen hoy en día. Los temores de que el cáncer es contagioso a través de la actividad sexual, que tienen relaciones sexuales pueden provocar una repetición, que el cáncer es un castigo por mala conducta sexual pasado-, o una pareja sexual que pueden estar expuestos a la radiación si el paciente está recibiendo radioterapia externa-terapia, pero algunos de los malentendidos comunes. Para hacer frente a estas ideas erróneas y de participar en un total de rehabilitación psicosocial del paciente con cáncer de mama, la atención sanitaria del personal necesario para llevar a cabo una evaluación sexual como parte de su rutina de cuidado. Una gran proporción de las disfunciones sexuales han psicológico, así como los orígenes fisiológicos, por lo que es importante distinguir entre los cambios anatómicos y los efectos emocionales de la enfermedad. Discusión acerca de la sexualidad es importante, porque hay muchos productos que pueden aliviar muchos de estos problemas y puede hacer que el paciente se siente deseable.

Calidad de vida:

El concepto de calidad de vida sigue creando luchas por los clínicos e investigadores en el sentido de que es difícil llegar a un consenso sobre su definición y sobre las técnicas para medirla. A pesar de un consenso de que el objetivo de asistencia médica es la preservación de la vida y el bienestar, la clara mayoría de los ensayos clínicos no se incluye ninguna evaluaciones cualitativas de las experiencias subjetivas del paciente como un resultado. Los más comúnmente estudiados son los ámbitos físico, psicológico, social, económica, mundial y el bienestar. Auto-informe proporciona a los pacientes la oportunidad de describir su calidad de vida, desde su perspectiva, en lugar de basarse en las evaluaciones por médicos, miembros de la familia, u otros cuidadores. Habida cuenta de que la vida puede ser definido desde el punto de vista cuantitativo y cualitativo, la calidad de vida en relación con el cáncer y las terapias de rehabilitación proporciona una medida adicional que puede ser utilizada para justificar los resultados del tratamiento. Calidad de vida se puede medir a nivel mundial con el uso de instrumentos tales como el Índice de Vida-Funcional de Cáncer, la Evaluación Funcional de Terapia del Cáncer, y el grado de satisfacción con la vida de Dominios Escala (3).

Espiritualidad:

Un aspecto de la angustia de una amenaza para la vida o de enfermedad terminal o la espiritualidad es la auto-conciencia espiritual. Conciencia de la espiritualidad debe ser fundamental para el estudio de los trastornos psicosociales relacionados con cualquier amenaza para la vida o enfermedad terminal. Acuse de recibo de el aspecto espiritual de la persona se basa en el principio de que hay fuerzas poderosas dentro de la psique que nos impulsan hacia una mayor integridad y la integración. La gente puede ser ayudado a aceptar su propia mortalidad dentro de un marco que normaliza la muerte. Si o no un mal pronóstico siempre es indicado, los médicos observan que los pacientes con cáncer de mama, en el momento del diagnóstico ya lo largo de su enfermedad, introduzca un proceso de exploración de la vida y la muerte lo que significa para ellos. En esta exploración se inicia, los valores tradicionales y los sistemas de creencias espirituales están en tela de juicio y en tela de juicio. Mayor nivel de espiritualidad se asocia con un aumento en la capacidad del paciente para normalizar la muerte. Como resultado, los pacientes experimentan niveles más bajos de trastornos psicosociales. Los pacientes se acumulan en los espiritual perspectivas de vida y, como resultado, que puede mantener una sensación de bienestar en la faz de la percepción de las pérdidas asociadas con una enfermedad que amenaza la vida y la muerte. Smith et al propuesto un modelo de intervención en el ámbito transpersonal para facilitar y normalizar la muerte y para aumentar la conciencia espiritual (4).

Supervivencia:

Como un número cada vez mayor de pacientes con cáncer de mama son ahora bien curado de su enfermedad o para vivir muchos años con ella, que se enfrentan el complejo proceso de adaptación a la vida tras el tratamiento del cáncer. Esto ha creado una creciente población de sobrevivientes de cáncer que han terminado con éxito su tratamiento contra el cáncer, pero tienen una serie de necesidades especiales. Sobrevivientes de cáncer en general, la experiencia desafíos en cuatro dominios críticos:

  1. Salud física
  2. Psicológico y el bienestar social
  3. Mantenimiento de un seguro médico adecuado
  4. Empleo

Psicológico y el bienestar social de los sobrevivientes de cáncer se enfrentan en una serie de frentes. Aunque no hay dos sobrevivientes de cáncer de mama responder idéntica, emociones enfrenta júbilo que se incluyen la finalización del tratamiento, choque residual, la ira, dolor, tristeza, y cuestionamiento existencial. Los pacientes que carecen de apoyo social, psicológico tienen una historia, tienen graves limitaciones físicas o tienen un patrón de mal afrontamiento pueden experimentar incluso mayores niveles de angustia y será obstaculizada en su ajuste. El Instituto Nacional del Cáncer ha desarrollado un folleto como una guía para los sobrevivientes de cáncer titulado: mirando hacia adelante, que se ocupa de estos cuatro ámbitos (5).

Volver al trabajo después de la cirugía y tratamientos adyuvantes proporciona alivio, así como potencial de estrés. En el lado positivo, el trabajo representa el comienzo de un retorno a la normalidad y en muchos sentidos el trabajo sirve como una distracción de los rigores asociados con el cáncer de mama y los tratamientos. Sin embargo, la falta de resistencia física relacionada con la fatiga puede persistir, lo que puede obstaculizar el rendimiento en el trabajo. Cáncer en el lugar de trabajo puede ser equiparado con un estigma social, porque los colegas y compañeros de trabajo no están preparados para responder a los dramáticos cambios fisiológicos. Malestar en el entorno de trabajo puede resultar en aislamiento social y significativa de los temores de la terminación de empleo, lo que puede crear el más importante el miedo - la pérdida de las prestaciones de asistencia sanitaria.

Hacer frente a la pérdida:

La pérdida es una experiencia universal, pero el cáncer de mama representa múltiples pérdidas. Dada la naturaleza simbólica del cáncer de mama en nuestra cultura, las definiciones de la feminidad son desafiados. Si las emociones asociadas con estas pérdidas permanecen ocultos, las relaciones pueden verse gravemente perturbado. Acuse de recibo de una comunicación abierta y promover el conocimiento del significado de la pérdida tanto para el paciente y su pareja. En muchos aspectos, la participación del cónyuge o pareja antes de la cirugía médica en los debates y programas de educación brinda oportunidades para que se preparen para estas cuestiones. Pérdida genera temor, angustia, tristeza y dolor. Cada uno de ellos es una reacción normal al diagnóstico de cáncer de mama y cirugía. Reconocimiento de las reacciones emocionales facilita la circulación a través de tratamiento, rehabilitación y recuperación. Si estas reacciones persisten o aumentan en intensidad, asesoramiento a través de un trabajador social o un psicólogo puede estar indicado. Un grupo de apoyo puede ser útil para el debate abierto, la aclaración de las emociones y el desarrollo de la capacidad de resolución de problemas. Si las reacciones son graves, la psicoterapia puede ser apropiado para hacer frente a síntomas persistentes, tales como la ansiedad o la depresión. Ya que los pacientes con cáncer de mama experiencia más ansiedad, cognitivo-conductuales también debe considerarse.

Hijas de pacientes con cáncer de mama:

Habida cuenta de los importantes avances en la genética del cáncer, se refiere a seguir aumentando en relación con el aumento de los riesgos de cáncer de mama para el primer grado. Para las hijas de pacientes premenopáusicas con cáncer de mama, el riesgo puede aumentar de seis pliegues (5). El principal problema es cómo manejar la ansiedad de estas hijas, ya que progresivamente el enfoque de edad cuando sus madres fueron diagnosticados. Es evidente que los riesgos relacionados con la información debe centrarse en la probabilidad de desarrollar cáncer de mama en lugar de morir a causa de la enfermedad. Identificación de riesgo sin un plan de gestión eficaz sólo puede exacerbar la angustia psicológica preexistente. Además, el peligro puede causar a una mujer a sobrestimar dramáticamente su riesgo de cáncer. Aumento del riesgo de cáncer de mama puede generar importantes ansiedad y el miedo. La exploración de esta cuestión debería dar lugar a una comprensión detallada de la mujer de temores y preocupaciones de desarrollar cáncer de mama. Si coherente consuelo y apoyo no reducir la angustia, las referencias apropiadas para la evaluación y el asesoramiento psicológico están garantizados.

Intervenciones psicosociales para los pacientes con cáncer de mama

La aplicación de la no-farmacológicos, las intervenciones psicosociales con pacientes con cáncer y sus familias habían adquirido un mayor apoyo y reconocimiento en el último decenio. Hay variedad de intervenciones psicosociales, con el objetivo de disminuir la angustia y la mejora de la calidad de vida en los relacionados con el estrés y los trastornos asociados con un diagnóstico de cáncer. Además, pacientes con cáncer de mama comúnmente informe preocupaciones relacionadas con la sexualidad, la imagen corporal, y la relación de dificultades. Al determinar la intervención más importante, es importante tener en cuenta varios factores: el momento de la intervención, el objetivo principal de la intervención, y la modalidad más eficaz. Intervenciones psicosociales pueden ayudar a los pacientes en la obtención de un sentido de control sobre sus situaciones.

Momento de la intervención:

Previa las intervenciones quirúrgicas pueden ayudar a las mujeres a prepararse para la cirugía y de los cambios en su cuerpo después de la cirugía y tratamientos adyuvantes. Las intervenciones que se producen poco después del diagnóstico inicial de cáncer de mama también puede proporcionar psico-educación y pueden ayudar a los pacientes en la toma de decisiones de adaptación relacionadas con el tratamiento (por ejemplo, tipo de cirugía, ya sea para tener la reconstrucción), para adaptarse a post-quirúrgica (por ejemplo, , la pérdida de la mama, el linfedema), y, en la planificación a largo plazo (por ejemplo, cambios en las relaciones y al final de su vida). Terapia o consejería establece los pacientes con cáncer y sus familias la oportunidad de expresar sus sentimientos y preocupaciones sin ser juzgados o sentir como si se carga otros. Además, las intervenciones pueden ayudar a los pacientes gestión de algunos de los efectos secundarios de la aversión el tratamiento del cáncer, incluidos el dolor y la fatiga relacionada con cáncer. Intervenciones individuales o de grupo también puede ayudar a los pacientes en el desarrollo y el perfeccionamiento de diversas técnicas, como manejar el estrés, aumentar el apoyo social y la mejora de habilidades de afrontamiento.

Intervenciones destinadas a ayudar a la supervivencia de cáncer con el proceso de la reclasificación, mientras que ayudar a los pacientes a hacer frente a su sentido de impotencia y pérdida de control sobre su futuro. Recurrencia o progresión de cáncer presenta un desafío un poco diferente para los profesionales de la salud. Del dolor, disminución o control de efectos secundarios adversos y se ocupan de cuestiones de pérdida son típicamente el foco de las intervenciones con esta población. Muchos pacientes pueden estar interesados en las intervenciones que les permiten centrarse en las cuestiones espirituales y existenciales. Además, mente-cuerpo para el tratamiento (por ejemplo, la meditación, el yoga suave, la oración) puede ser especialmente útil en este grupo en que esos enfoques ofrecer a pacientes con un sentido de control y dominio, que es particularmente importante cuando el control médico de la enfermedad ha disminuido.

Las intervenciones psicosociales con diferentes objetivos:

La disminución de la angustia y mejorar el ajuste psicosocial positivo son beneficiosas para casi todos los pacientes recién diagnosticados con cáncer. Además, las intervenciones que instruir a los pacientes en técnicas de auto-ayuda para controlar los efectos secundarios de tratamiento pueden tener un enorme impacto sobre la calidad de vida. Los síntomas de ansiedad general, responden bien a la terapia cognitivo-conductual, medicamentos ansiolíticos y se recomienda sólo para el tratamiento agudo de ansiedad. Antidepresivos se recomienda para los pacientes con depresión grave que ha sido resistente a la psicoterapia. Dado que la quimioterapia puede producir diversos síntomas gastrointestinales, náuseas anticipadas pueden desarrollar. Del mismo modo, porque los procedimientos de radioterapia puede inducir reacciones de miedo (incluso claustrofobia relacionados con el tratamiento de máquinas), la ansiedad anticipatoria puede desarrollar en algunos pacientes. Si estos síntomas aumento de la gravedad, un paciente puede llegar a ser no conformes con el tratamiento. Por lo tanto, las intervenciones se centraron directamente en los efectos relacionados con el tratamiento también puede mejorar el cumplimiento de tratamientos futuros.

Tratamiento farmacológico del dolor por cáncer puede implicar el uso de opioides no analgestics para el dolor de leve a moderada y de analgésicos opioides para el dolor moderado a intenso. Intervenciones no farmacológicas para el tratamiento del cáncer recomendó relacionados con el dolor y los síntomas psicológicos asociados incluyen intervenciones individuales y de grupo compuesto por alguna de las siguientes técnicas: la psicoterapia, terapia conductual-cognitiva, ejercicios de relajación, imágenes / ejercicios de distracción, la hipnosis, y / o biorretroalimentación . Estilo de vida pueden ayudar a los programas de modificación de los pacientes en el desarrollo de nuevos comportamientos de salud que se reducirá la probabilidad de recurrencia o el desarrollo de los nuevos casos de cáncer, así como limitar el desarrollo de otros comorbid enfermedad: como la diabetes, enfermedades coronarias o enfermedades pulmonares.

La crónica desafío de tratar con el cáncer pueden desempeñar un papel en la neuro-endocrino disregulación que pueden conducir a cambios en la inmunidad que pueden a su vez contribuye a la progresión de la enfermedad. Aunque existe una fuerte evidencia de los efectos de las intervenciones psicológicas en neuro-endocrino y el funcionamiento del sistema inmune, la prueba de un impacto directo de las intervenciones psicosociales en los resultados de salud es menos convincente. Sin embargo no hay duda de que este tipo de intervenciones pueden ayudar a aliviar la angustia y aumentar la calidad de vida.

Las intervenciones de los diferentes Modalidades:

A pesar de que pocos estudios han comparado directamente la eficacia de grupo frente a un trato individual, la evidencia disponible indica que tanto individuales y de grupo de terapia cognitivo-conductual es efectiva en la reducción de los síntomas físicos y psicológicos entre los pacientes (6). Terapia individual puede variar desde la terapia cognitivo-conductual, centrado en la reestructuración de pensamientos negativos y sentimientos de emocional-expresivo o psicoterapia de apoyo. Participación en la psicoterapia individual después de un caso en peligro la vida, tales como el diagnóstico y el tratamiento del cáncer, puede ser particularmente productiva debido a que el paciente podría estar listo para hacer cambios en su vida y para reevaluar los valores y objetivos.

Grupo de Intervenciones: son particularmente atractivos para los pacientes con cáncer de mama, ya que permiten a los participantes obtener apoyo emocional y compartir información con los que han tenido experiencias similares. Grupo de participantes tienen la oportunidad de practicar nuevas habilidades con otros pacientes y de otros testigos de cómo manejar los múltiples estresores relacionados con el cáncer y el tratamiento del cáncer de supervivencia.

Terapia familiar: cuando un miembro de la familia ha sido diagnosticado con cáncer, todos los miembros de la familia se ven afectados de alguna manera. El terapeuta familiar debe evaluar el nivel de desarrollo de la familia, estilo único, y los patrones de interacción para ayudar mejor a la familia para adaptarse a los cambios provocados por el diagnóstico de cáncer. El terapeuta debe considerar también cómo los roles de cada miembro de la familia han cambiado desde el diagnóstico.

Terapia de pareja: si bien centrándose en las necesidades de los seres queridos con diagnóstico de cáncer, los cónyuges pueden pasar por alto sus propias necesidades. El enfoque de la intervención pueden aprender a equilibrar las necesidades del paciente y de su cónyuge para que ambos pueden proporcionar apoyo el uno para el otro. Debe prestarse atención a las cuestiones específicas de la paciente el diagnóstico y tratamiento. Por ejemplo, terapia de pareja después de una mastectomía pueden centrarse en las cuestiones de la imagen corporal y la sexualidad que afectan tanto a la paciente y su pareja.

Intervenciones en el grupo de medición de la Mujer con Cáncer de Mama:

¿Se han realizado avances en la instrumentación de estudios de intervención psicosocial en general y el grupo de intervención en particular? Hace casi 10 años, Gotay y Stern (1995) hizo una revisión cuidadosa de los instrumentos para medir el funcionamiento psicológico de los pacientes de cáncer. Los problemas que plantea en relación con la fiabilidad, validez, las normas, la sensibilidad cultural, y el cáncer siguen siendo los instrumentos específicos de preocupación hoy en día. También, a principios compilado un grupo de investigadores básicos batería de instrumentos para su uso en la evaluación de los resultados del tratamiento (Matrices y MacKenzie, 1983). Sin embargo, no los instrumentos básicos de la batería se ha propuesto o utilizados en el grupo de cáncer de múltiples estudios de intervención, aunque los investigadores siguen haciendo hincapié en la importancia del instrumento de selección (7). Esta falta de un conjunto común de psicométricamente sonido y teóricamente las medidas adecuadas hace difícil la comparación entre los estudios científicos y obstaculiza la capacidad de construir un cuerpo de conocimientos sobre la eficacia de las intervenciones de grupo. Sin esa batería, en el futuro los investigadores se enfrentan a un laberinto, al iniciar un grupo de estudio sobre las intervenciones en el tratamiento del cáncer.

Los resultados de la investigación están íntimamente vinculados a la teórica en forma y la psicometría de los instrumentos elegidos para medir los resultados (Lipsey, 1993). Por lo tanto, es críticamente importante para el futuro a los investigadores a considerar cuidadosamente la instrumentación en el diseño de estudios de investigación. Además, hay que seguir trabajando para establecer definiciones operacionales y teóricas para el cáncer de resultados como el estado de ánimo y psicométricamente de sonido para desarrollar instrumentos para medir estos conceptos. En particular, es necesario seguir trabajando para desarrollar los instrumentos específicamente diseñados con y para los pacientes con cáncer de crudo en lugar de limitarse a la adaptación de los instrumentos diseñados para medir constructos similares con diferentes poblaciones (8). Más fuerte operativo y fundamentos teóricos, los instrumentos desarrollados con y para los pacientes con cáncer, así como el desarrollo de instrumentos de sonido psicométricamente dará lugar a más estudios de intervención con los resultados comunes y las medidas para que se puedan comparar entre los estudios. Estos esfuerzos pueden construir conocimientos científicos sobre la eficacia y efectividad de las intervenciones de grupo en el tratamiento del cáncer.

Cáncer de mama y sexualidad:

El tratamiento del cáncer, especialmente la quimioterapia, crea cambios en el cuerpo femenino que afectan el deseo sexual, funcionamiento sexual y las relaciones emocionales. Aunque las mujeres sanas también experimentan cambios fisiológicos que conducen a la menopausia, estos cambios ocurren gradualmente dejándolos sexualmente activos de 5 a 10 años más y con menos problemas en el funcionamiento sexual. Los estudios demuestran que pacientes con cáncer de mama experiencia sexual antes problemas después del tratamiento, y continuar en el seguimiento. La investigación también describe el normal descenso de la sexualidad entre mujeres sanas a medida que envejecen. Además, la relación de los problemas se producen cuando las parejas experiencia problemas sexuales, a veces en peligro su adjunto. Estos problemas pueden preverse y abordarse a través de la comunicación del médico con su paciente. Otras soluciones eficaces psicológico, emocional asesoramiento, productos farmacéuticos, en el mostrador de asistencia para los sofocos, sequedad vaginal y dolor para ayudar a las cuestiones fisiológicas (9).

La supervivencia del cáncer ha mejorado significativamente en los últimos 25 años con excelentes global 5 - y 10 años las tasas de supervivencia. Por lo tanto, la mayoría de las mujeres jóvenes con diagnóstico de cáncer puede esperar vivir por décadas, haciendo la calidad de vida cuestiones como la fertilidad cada vez más importante. Riesgos de la infertilidad varían en función de la quimioterapia y los tratamientos empleados, así como la edad de la mujer. En general, las mujeres más jóvenes son menos propensos a experimentar amenorrea permanente de las mujeres mayores, pero incluso las mujeres que siguen una menstruación tienen mucho mayor riesgo de menopausia prematura. Opciones para los pacientes con cáncer de entrar en tratamiento de quimioterapia, que desean preservar la fertilidad van desde clínicamente bien establecida, como las técnicas de criopreservación de embriones a más técnicas experimentales como la criopreservación del tejido ovárico. El embarazo no parece aumentar el riesgo de recurrencia del cáncer (10). Los debates de los problemas de la fertilidad en las mujeres premenopáusicas con diagnóstico de cáncer de presentar importantes retos para el proveedor y para el paciente. Sin embargo, el hecho de no discutir estas opciones de manera adecuada puede tener consecuencias negativas duraderas en una mujer de la calidad de vida. Médico de las intervenciones de educación debería tratar de mejorar el conocimiento de la fertilidad preservations opciones, y de nivel local y nacional los recursos disponibles.

Resumen:

Los pacientes y las familias tienen percepciones muy personales de cáncer de mama y los tratamientos que se ven influidos y desarrollado a lo largo de tiempo, como resultado de muchos factores. Evaluación psicosocial del paciente debe ir más allá de las consideraciones tradicionales e incluir la intimidad, la sexualidad, la espiritualidad y una evaluación realista de las capacidades y limitaciones de cada familia. Los profesionales de la salud la práctica en un entorno muy exigente. Si bien preparado para funcionar bien en el contexto de las múltiples tareas técnicas e instrumental, personal rara vez se preparó para la exigencias psicológicas y emocionales de los pacientes y las familias y de su propia respuesta idiosincrásica. En general, las intervenciones psicosociales pueden: aumentar el conocimiento y ayudar en la toma de decisiones, ayudan a minimizar el peligro; mejorar habilidades; ayuda en la adaptación al cáncer de supervivencia; ayudar con de fin de vida; proceso de ayudar a las mujeres a sus sentimientos y experiencias a fin de maximizar positivo de ganancias y la reclasificación de objetivos en la vida.

Referencias:

  1. Zabora J. Prevalence of psychological distress by cancer site. Journal of Psychosocial Oncology 2001;10:19-23
  2. U.S. Department of Health and Human Services (2009). Health Services Research Administration. http://www.hrsa.gov. Accessed 2 March 2009
  3. Harris DM, Miller JE, Davis DM. Racial differences in breast cancer screening, knowledge, and compliance. Journal of the National Black Medical Association 2003;95: 693-701
  4. Antoni M, Lehman J, Kilbourn K, et al. Cognitive-behavioral stress management intervention decreases the prevalence of depression and enhances benefit finding among women under treatment for early stage breast cancer. Health Psychology 2001; 20(1): 20-32
  5. Skinner CS, Champion V, Menon U et al. Racial and educational differences in mammography-related perceptions among 1,336 non-adherent women. Journal of Psychosocial Oncology 2002; 20: 1-18.
  6. Demark-Wahnefried W et al. Current health behaviors and readiness to pursue life-style changes among men and women diagnosed with early stage prostate and breast carcinomas. Cancer 2000;88:674-679
  7. Temoshok LR, Wald RL. Change is complex: rethinking research on psychosocial interventions and cancer. Integrative Cancer Therapies 2002; 1(2).
  8. Winzelberg AJ, Classen C, Alpers GW et al. Evaluation of an internet support group for women with primary breast cancer. Cancer 2003; 97:(5)
  9. Fobair P, Spiegel D. Concerns about sexuality after breast cancer. Cancer Journal 2009;15:19-26
  10. Duffy C, Allen S. Medical and psychosocial aspects of fertility after cancer. Cancer Journal 2009;15:27-33

Publicado: 1 April 2009

Women's Health & Education Center
Dedicated to Women's and Children's Well-being and Health Care Worldwide
www.womenshealthsection.com