Flags

El Centro para la Salud y la Educación de las Mujeres

Cuidado del recién nacido

Lista de artículos

  • Convulsiones Neonatales
    Las convulsiones neonatales suelen indicar una enfermedad subyacente importante. Las convulsiones neonatales difieren en la descripción clínica de las de los adultos, y las convulsiones en los recién nacidos prematuros difieren de las de los recién nacidos a término. La organización cortical cerebral, la sinaptogénesis y la mielinización de las vías eferentes corticales están poco desarrolladas en los neonatos humanos, lo que da lugar a convulsiones fragmentarias de propagación débil cuya actividad eléctrica puede no extenderse a los electrodos de EEG de superficie. Hay cuatro tipos de convulsiones clínicas reconocibles: sutiles; Clónico; Tónico; y Myoclonic. El período neonatal es un período de intensa excitabilidad sináptica fisiológica, ya que la sinaptogénesis que se produce en este momento depende totalmente de la actividad. En el ser humano, la sinapsis y la densidad de la columna dendrítica alcanzan su punto máximo alrededor del término de la gestación y en el primer mes de vida. El reconocimiento suele ser útil en el pronóstico y el tratamiento; la más común es la encefalopatía hipóxico-isquémica (EHI). Los pacientes generalmente tienen un pronóstico desfavorable, y la mayoría desarrolla encefalopatía y epilepsia graves. La revisión de la literatura sugiere que las convulsiones neonatales y su etiología tienen un impacto significativo en el cerebro en desarrollo; es fundamental reconocer las convulsiones en forma temprana e iniciar una terapia antiepiléptica inmediata. La monitorización continua por electroencefalografía (EEG) por vídeo simultánea computarizada es imperativa; los lactantes en riesgo tendrán frecuentemente convulsiones electrográficas sin manifestaciones clínicas. El mal pronóstico de los bebés prematuros con convulsiones se refleja en altas tasas de discapacidad y mortalidad posteriores a largo plazo. La gravedad y el momento del proceso patológico siguen siendo los principales determinantes del resultado. Aunque existen terapias antiepilépticas para las convulsiones neonatales, son ineficaces en más del 35% de los casos. El pronóstico está determinado principalmente por la etiología. El objetivo de la investigación debería ser el desarrollo de terapias más eficaces para las convulsiones neonatales, independientemente de la etiología.

  • Infección neonatal por estreptococo del grupo B
    La infección por estreptococos del grupo B (GBS) sigue siendo la causa más común de sepsis neonatal de inicio temprano y una causa importante de sepsis de inicio tardío entre los lactantes pequeños. Esta revisión aborda la epidemiología, la microbiología, la patogenia de la enfermedad y las estrategias de manejo para la infección por EGB neonatal de inicio temprano y tardío. Si bien la mayoría de los bebés se recuperan de la infección por EGB, algunos nacen muertos, más mueren en las primeras semanas de vida y otros sufren una discapacidad de por vida. Las estrategias de prevención (profilaxis antibiótica intraparto) para la enfermedad por EGB infantil invasiva de inicio temprano se limitan actualmente a los países desarrollados, y solo alrededor del momento del nacimiento. La enfermedad por EGB recurrente en recién nacidos y lactantes puede ocurrir después de completar el tratamiento apropiado de la infección primaria. No existen buenos estudios prospectivos que indiquen la elección óptima de la terapia en el recién nacido con posible sepsis, pero la ampicilina y la gentamicina suelen ser adecuadas en función de las susceptibilidades habituales de los organismos predominantes que causan la sepsis de inicio temprano. La vacunación contra el GBS sería aceptable para la mayoría de las mujeres y las vacunas contra el GBS se encuentran en las primeras etapas de desarrollo. Si bien la mayoría de los bebés se recuperan de la infección por EGB, algunos nacen muertos, más mueren en las primeras semanas de vida y otros sufren una discapacidad de por vida.

  • Detección e intervención de la pérdida auditiva del recién nacido
    La pérdida auditiva puede afectar la capacidad de un niño para desarrollar la comunicación, el lenguaje y las habilidades sociales. Cuanto antes los niños con pérdida auditiva comiencen a recibir servicios, es más probable que alcancen su máximo potencial. El momento más importante para que un niño aprenda el lenguaje es en los primeros 3 años de vida, cuando el cerebro se está desarrollando y madurando. De hecho, los niños comienzan a aprender el habla y el lenguaje en los primeros 6 meses de vida. En 2017, la ley de Intervención y Detección Temprana de la Audición (EHDI) reautoriza a la Administración de Servicios y Recursos de Salud (HRSA) para continuar financiando las subvenciones a los estados, territorios y proveedores de atención médica para apoyar la mejora continua de los programas de EHDI. Estos proyectos ayudan a identificar estrategias efectivas para abordar las pruebas de detección, la pérdida del diagnóstico y los servicios de seguimiento, la inscripción en los servicios de intervención temprana y la participación familiar. Hay diferentes tipos de opciones e intervenciones de comunicación disponibles para niños con pérdida auditiva. Con la ayuda de proveedores de atención médica y especialistas en intervención, las familias pueden seleccionar las opciones que mejor satisfagan sus necesidades.

  • Síndrome de abstinencia neonatal
    El síndrome de abstinencia neonatal (NAS, por sus siglas en inglés) es el resultado de la interrupción repentina de la exposición fetal a sustancias que la madre usó o abusó durante el embarazo. La abstinencia de sustancias lícitas o ilícitas se está volviendo más común entre los recién nacidos tanto en países desarrollados como en desarrollo. Los medicamentos opioides como la morfina o la metadona se recomiendan como terapia de primera línea, con fenobarbital o clonidina como terapia adyuvante de segunda línea. Se necesitan más investigaciones para determinar las mejores prácticas para la evaluación, la intervención no farmacológica y el tratamiento farmacológico de los lactantes con NAS a fin de mejorar los resultados. Las lecciones aprendidas de la exposición prenatal al alcohol podrían ser relevantes para los opioides. Se debe prestar plena atención al entorno posnatal de los niños con exposición prenatal a opioides, que puede incluir complejidades sociales y económicas que repercuten negativamente en el desarrollo infantil. Recetar opioides después de la cesárea de manera más apropiada considerando los requisitos individuales de opioides para pacientes hospitalizados o un modelo compartido de toma de decisiones. Priorice el acetaminofén y el ibuprofeno durante la lactancia.

 1  2  3  4  Todos los Artículos 

Women's Health & Education Center
Dedicated to Women's and Children's Well-being and Health Care Worldwide
www.womenshealthsection.com