Flags

El Centro para la Salud y la Educación de las Mujeres

Ginecológica Oncología

Mostrar este artículoCompartir este artículo

Estadiaje y Gestión para el cáncer uterino

Boletín WHEC Práctica Clínica y Directrices para la Gestión de proveedores de servicios de salud. Educación subvención prevista por la Salud de la Mujer y el Centro de Educación (WHEC).

La Sociedad Americana del Cáncer (ACS) estima que el cáncer uterino causado 7.000 muertes, con un estimado de 40.000 casos en los Estados Unidos para 2008 (1). Sin embargo, el 75% de los cánceres de útero son diagnosticados en una etapa temprana y curado por la cirugía sola. En los últimos 50 años, el tratamiento de este cáncer ha pasado de un régimen de radio preoperatorio intracavitary de embalaje o la radioterapia externa, seguida de 6 semanas por la histerectomía, a una sola aplicación de dispositivos intrauterinos y vaginal junto ovoids, seguido de inmediato o en 6 semanas por la histerectomía, a un programa de tratamiento personalizado que utiliza en escena la histerectomía y cirugía como tratamiento primario y emplea a un tratamiento adicional, dependiendo de diversos factores de riesgo. En los últimos 30 años, una serie de regímenes de quimioterapia han sido probados como tratamiento adyuvante en el principal establecimiento o de la enfermedad recurrente. En los últimos 10 años, ayuda se han adoptado criterios para permitir la diferenciación de las dos condiciones en una lesión benigna (hiperplasia atípica) y que es una neoplasia progresiva (carcinoma bien diferenciado).

El propósito de este documento es entender la organización y la gestión de cáncer de útero (cáncer de endometrio). El carcinoma de endometrio es de fácil diagnóstico, pero los cánceres bien diferenciados pueden ser difíciles de separar de avanzada hiperplasia atípica. Este documento también describe los fundamentos para el uso de la quimioterapia en pacientes seleccionados con cáncer de endometrio. En una enfermedad durante mucho tiempo como la provincia de radiación y el cirujano oncólogo, un nuevo vistazo a la quimioterapia está produciendo resultados prometedores.

Etapas de pretratamiento y de Estudios:

Tras el diagnóstico de carcinoma de endometrio se ha confirmado histológicamente, el paciente debe someterse a una evaluación exhaustiva. Un examen físico completo puede descubrir sospechosas ganglios linfáticos y las zonas de propagación en la pelvis. Estos pacientes suelen tener otros problemas médicos que deben ser evaluados por su efecto en las opciones de tratamiento para el cáncer. Preoperatorios de rutina de investigación para la fase inicial de carcinoma de endometrio son: hemograma completo, electrolitos y creatinina sérica, pruebas de función hepática; de azúcar en la sangre, orina y radiografía de pecho.

En casos más avanzados, la cistoscopia y la sigmoidoscopia son necesarias, si la vejiga o el recto se sospecha clínicamente participación. Una colonoscopia se debe realizar si hay sangre oculta en las heces o un cambio reciente en los hábitos intestinales, porque el cáncer de colon concomitante se produce de vez en cuando, especialmente si se trata de una historia familiar de cáncer intestinal. Un pélvica y abdominal, tomografía computarizada (CT) puede ser útil para determinar el alcance de la enfermedad metastásica en los casos siguientes: pruebas de función hepática anormal; clínica hepatomegalia; superior masa abdominal palpable, palpable y enfermedad pélvica extrauterina clínica ascitis. Imágenes por resonancia magnética (RM) tiene una utilidad limitada en la determinación de la profundidad de invasión myometrial o la presencia de enfermedad ganglionar. La RM fue evaluada como una herramienta para la estadificación preoperatoria en el Instituto Nacional del Cáncer un estudio cooperativo, hasta la calidad de la imagen y las técnicas de mejorar de manera significativa, la RM no es un método rentable para la evaluación preoperatoria de pacientes con cáncer de endometrio (2).

Patrones de propagación:

El carcinoma de endometrio se extiende por las siguientes rutas:

  1. Extensión directo - es la ruta más común de propagación, y los resultados en la penetración de la myometrium y, finalmente, la serosa del útero. El cuello del útero y las trompas de Falopio y, en última instancia de la vagina y parametrios puede ser invadido.
  2. Trans-Difusión de trompas - la presencia de células malignas en el lavado peritoneal y el desarrollo de una amplia intra-abdominal metástasis en algunos pacientes con cáncer de endometrio etapa temprana sugieren fuertemente que las células pueden ser exfoliadas del tumor primario y transportado a la cavidad peritoneal de flujo retrógrado a lo largo de las trompas de Falopio.
  3. Difusión linfático - es claramente responsable de la propagación de la pelvis y para-aórtica ganglios linfáticos. Aunque los canales linfáticos pasan directamente desde el fondo a la para-aórtica a través de los ganglios pélvicos infundibulo ligamento-, es raro encontrar positivo para-aórtica nodos en ausencia de los ganglios pelvianos positivos. Parece probable que las metástasis vaginales también el resultado de la linfa-vasculares propagación. Que comúnmente ocurren en la ausencia de participación de cuello uterino, con exclusión de directo como el mecanismo de propagación, y puede ocurrir a pesar de pre-operatorio de la esterilización con el útero intracavitary radiación, con excepción de la implantación de células en el momento de la cirugía como el mecanismo.
  4. Difusión hematógena - que con más frecuencia los resultados en metástasis de pulmón, pero el hígado, el cerebro, los huesos y en otros sitios están implicados con menos frecuencia.

Estadiaje:

Cáncer de endometrio es una enfermedad quirúrgica por etapas. Adecuadamente fase por la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia (FIGO) los criterios, el procedimiento quirúrgico mínimamente debe incluir una adecuada incisión abdominal (generalmente vertical), la toma de muestras de líquido peritoneal para evaluación citológica (intraperitoneal de células de lavado), y la exploración abdominal y pélvica con biopsia o extirpación de cualquier extrauterina lesiones sospechosas de tumor. Estos procedimientos deben ser seguidos por el total de extrafascial histerectomía y salpingo-oopherectomy bilaterales. Cualquier sospechoso pélvica o para-aórtica ganglios linfáticos deben ser removidos para la evaluación patológica. Si ciertos factores de riesgo se encuentran, la rutina de muestreo se indica si no hay ganglios retroperitoneales sospechosas. Todos los especímenes quirúrgicos deben ser evaluados. Óptima, el patólogo quirúrgico, que puede estimar totalmente la profundidad de invasión, se evalúa la participación del cuello del útero, y luego muestra el tumor histológico de evaluación, debe abrir el útero no fijadas. Invasión de la myometrium puede ser más amplio que es evidente microscópicamente visible, porque la característica de patrón de crecimiento infiltrante del tumor, aunque en cifras brutas un examen visual por el equipo operativo de la reducción de superficie uterina en el sitio del tumor puede determinar con precisión la profundidad de invasión myometrial en el 91% de los pacientes.

Abordaje laparoscópico se ha utilizado cada vez más en los últimos 5 años. Una histerectomía radical puede realizarse para permitir la retirada de la parametria, cuello de útero, vagina y proximal del cuello del útero cuando se sospecha extensión. En 1987, un gran quirúrgico-patológicos estudio realizado por el Grupo de Oncología Ginecológica (GOG) encontraron que extrauterina propagación aparente en los pacientes con enfermedad de la fase I era común. Como resultado de este y otros estudios, en escena quirúrgica completa con linfadenectomía se ha incorporado cada vez más en el tratamiento quirúrgico del cáncer de endometrio. Muchos expertos han sugerido que la función primordial de la cirugía en escena es identificar un mayor número de pacientes que no requieren terapia adyuvante, o menos extensas que requieren tratamientos adyuvantes como la braquiterapia vaginal espontáneo (localizado tratamiento de radiación a la cúpula que confiere mínima toxicidad) ( 3).

Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia (FIGO) Estadiaje Sistema de cáncer de endometrio (4):

Etapa IA - Tumor limitado al endometrio

Etapa IB - Invasión <50% de la myometrium

Etapa IC - Invasión> 50% de la myometrium

Etapa IIA - endocervical glandular participación sólo

Etapa IIB - invasión del estroma cervical

Etapa IIIA - El tumor invade serosa uterina y / o adnexa, y / o citología peritoneal positiva

Etapa IIIB - vaginal metástasis

Etapa IIIC - Metástasis pélvica y / o para-aórtica ganglios linfáticos

Etapa IVA - invasión tumoral de la vejiga y / o mucosa intestinal

Etapa IVB - incluyendo las metástasis a distancia intra-abdominal y / o los ganglios linfáticos inguinales

Factores pronósticos:

Aunque la etapa de la enfermedad es la variable pronóstica más importante, una serie de factores que se han mostrado correlación con los resultados en pacientes con la misma etapa de la enfermedad. Edad parece ser una variable pronóstica independiente. Uso de modelos de riesgo proporcional de tiempo de supervivencia familiar, y teniendo 45 años de edad como el punto de referencia arbitraria, los riesgos relativos de muerte de acuerdo con el Grupo de Oncología Ginecológica (GOG) son los siguientes: 2,0 a 55 años, 3,4 a los 65 años, y 4.7 a 75 años de edad. Los carcinomas papilares serosos tienen un mal pronóstico, incluso en ausencia de invasión profunda myometrial o metástasis ganglionares. Que difunda ampliamente, con especial predilección por la recurrencia en la parte superior del abdomen. En el momento de la cirugía en escena, el 62% de los pacientes con un subtipo histológico desfavorable puede tener la propagación de la enfermedad extrauterina. Los carcinomas de células claras representan menos del 5% de los carcinomas de endometrio, aunque de células claras son elementos presentes en los tumores papilares serosos. Invasión del espacio vascular es más común en estas lesiones. Carcinomas de células escamosas del endometrio son raras. La tasa de supervivencia para los pacientes con estadio clínico I enfermedad en esta categoría es de apenas el 36%.

Existe una fuerte correlación entre el grado histológico, la invasión myometrial, y el pronóstico. Grado tumoral y el aumento de la penetración myometrial se asocian con un riesgo creciente de la pelvis y para-aórtica metástasis ganglionares, metástasis adnexal, positivo citológico de lavado peritoneal, recurrencia local bóveda y propagación hematógena. Invasión del espacio vascular parece ser un factor de riesgo independiente para la recurrencia y de muerte por carcinoma de endometrio de todos los tipos histológicos. La incidencia global de la linfa-invasión vascular en la etapa I, el carcinoma de endometrio es de aproximadamente 15%, aunque aumenta con el aumento de myometrial invasión tumoral y la disminución de la diferenciación. En general, la media del receptor de estrógeno (ER) y del receptor de progesterona (PR) son inversamente proporcionales al grado histológico. Sin embargo, ER y PR contenidos han demostrado ser indicadores pronósticos independientes de cáncer de endometrio, es decir, los pacientes cuyos tumores son positivos para uno o ambos receptores tienen una mayor supervivencia que los pacientes cuyo carcinoma carece de la correspondiente receptores (5).

Tratamiento del Cáncer Uterino

Tratamiento quirúrgico:

La piedra angular del tratamiento para cáncer del endometrio es la histerectomía abdominal total y bilateral salpingo-oopherectomy además de la citología peritoneal, y esta operación debe realizarse en todos los casos siempre que sea posible. Eliminación de manguito vaginal no es necesaria. Además, muchos pacientes requieren algún tipo de radioterapia adyuvante para ayudar a prevenir la recurrencia de cúpula y oculta para esterilizar la enfermedad en los ganglios linfáticos. Participación microscópicas cervicouterino (positivo legrado endocervical) es designada a menudo la etapa II oculta enfermedad. A efectos prácticos, estos pacientes pueden ser manejados de la misma manera que los pacientes con estadio I enfermedad. Cuando el tejido obtenido en carcinomatoso legrado endocervical es totalmente independiente de la endocervicales de tejido, que presumiblemente representa el cuerpo de la contaminación, ya que el pronóstico, en tales circunstancias, es similar a la de la fase I enfermedad. De falsos positivos del 40% al 50% han sido reportadas para legrado endocervical. Un falso negativo legrado endocervical también puede ocurrir, por lo que si el cuello del útero es firme y la ampliación y el legrado endocervical es negativo, una biopsia en cuña de incluir el estroma subyacente puede ser necesario para determinar la participación de cuello uterino.

Linfadenectomía pélvica, con o sin linfadenectomía para-aórtica, desempeña un papel importante en la estadificación quirúrgica del cáncer de endometrio y, por tanto, proporciona información pronóstica más exacta. El papel de la linfadenectomía terapéutica y su capacidad de modificar la terapia adyuvante, son menos conocidas, aunque varios informes de provocación. Si hay un beneficio terapéutico, debe estar relacionada con la resección de voluminosos, los ganglios positivos, que es improbable que sean esterilizados con radiación de haz externo de la terapia. La viabilidad de la utilización de los resultados de linfadenectomía pélvica adyuvante para modificar la terapia de radiación se ha tratado en varios ensayos no aleatorios. Todos los informes que sugieren que si los ganglios linfáticos son negativos, puede ser razonable omitir la terapia externa y la braquiterapia se basan en la bóveda para evitar la recurrencia, lo que ahorra dinero y tiempo de tratamiento (6).

La radiación adyuvante:

Para aquellos pacientes que requieren radioterapia adyuvante, la terapia puede ser mejor adaptados a las necesidades de cada paciente. Las opciones para la gestión de post-operatorio son las siguientes:

  1. Observación
  2. Bóveda de la braquiterapia
  3. Irradiación externa pélvica
  4. Extended-presentó irradiación
  5. Toda la irradiación abdominal
  6. Intraperitoneal 32P

Los pacientes con estadio IA o IB, categoría 1 ó 2 tumores tienen un pronóstico excelente, y no es necesaria la radiación adyuvante para este grupo. Si se trata a los pacientes sin tratamiento adyuvante, que deben seguirse cuidadosamente a fin de que se repitan bóveda puede ser diagnosticada pronto, cuando son eminentemente curable. Braquiterapia vaginal reduce significativamente la incidencia de recurrencia bóveda. Con dosis elevadas de los tipos de terapia, el tratamiento puede realizarse como paciente externo, y la morbilidad es baja. Si se realiza en pacientes con ganglios negativos tras la cirugía en escena, es costo-efectivo método de tratamiento (7). Si se trata a los pacientes sin tratamiento adyuvante, que deben seguirse cuidadosamente a fin de que se repitan bóveda puede ser diagnosticada pronto, cuando son eminentemente curable.

Braquiterapia vaginal reduce significativamente la incidencia de recurrencia bóveda. Con dosis elevadas de los tipos de terapia, el tratamiento puede realizarse como paciente externo, y la morbilidad es baja. Si se realiza en pacientes con ganglios negativos tras la cirugía en escena, es un método eficaz en función de los costos de tratamiento. Las pruebas disponibles apoyaría sin teleterapia bóveda braquiterapia en los pacientes con ganglios negativos, al menos, después de una linfadenectomía pélvica completa. Con un número cada vez mayor de pacientes en centros de cáncer que tengan linfadenectomía pélvica como parte de su primera cirugía, las indicaciones para la irradiación externa pélvica están disminuyendo. Los pacientes con ganglios positivos pélvico son candidatos a la radioterapia pelviana externa, si es necesario combinado con la radiación para-aórtica. También es una opción razonable para los pacientes de alto riesgo que no se hayan sometido a cirugía en escena, pero tienen un efecto perjudicial en la radiografía de tórax, pelvis y una negativa TAC abdominal, y el nivel normal de CA 125. Según el informe de la GOG de 2 años libre de progresión de la tasa de supervivencia fue significativamente mayor en el grupo que recibió radioterapia adyuvante, sin embargo, las tasas de supervivencia global no fueron significativamente diferentes (8). Irradiación externa parece ser tan efectiva como la esterilización para la braquiterapia vaginal micro metástasis en la vagina, por lo que no parece haber ninguna razón para dejar tanto externas como bóveda irradiación después de la cirugía ya que la morbilidad se aumentó significativamente.

Las indicaciones actuales para ampliar el campo de radiación, en la mayoría de centros de cáncer, son pacientes con: biopsia-para-aórtica demostrado metástasis ganglionar; nodos iliacos comunes positivos; sumamente positivos los ganglios pélvicos o múltiples ganglios pelvianos positivos. Las indicaciones actuales para la totalidad de la radiación abdominal, en la mayoría de centros de cáncer, son los siguientes: los pacientes con carcinomas y endometroid omental, adnexal, o metástasis peritoneales que han sido completamente eliminado y seroso papilar pacientes con carcinomas de células claras o con lavado peritoneal positivo.

Intraperitoneal 32P:

La mayoría de los pacientes con maligna de lavado también están en riesgo de cúpula vaginal y pélvico flanco recidivas y por lo tanto, requieren irradiación externa pélvico. Cuando más tarde en combinación con la intraperitoneal 32P, el 29% había morbilidad crónica intestinal que requiere una intervención quirúrgica. Otros problemas relacionados con 32P incluye la distribución desigual de líquido comúnmente presentes y el potencial de lesión intestinal de "puntos calientes". Rutina de tratamiento adyuvante para pacientes con citológico maligno, no está justificado (9).

La quimioterapia y tratamientos hormonales:

Aunque el papel de los progestágenos en el tratamiento de pacientes con avanzado cáncer de endometrio y recurrente se ha establecido, no se han demostrado ser de valor en un establecimiento adyuvante. Los pacientes que recibieron MPA (acetato de medroxiprogesterona) 200 mg dos veces al día durante al menos 3 años, o hasta la recurrencia en la enfermedad de alto riesgo se ha demostrado ninguna diferencia en la supervivencia. La mayoría de los tumores que se repiten son de grado superior y no tienen los receptores de progesterona, lo que limita la eficacia de las terapias hormonales. Mejoras en la quimioterapia también han allanado el camino para su uso en el manejo inicial de pacientes con cáncer de endometrio. La quimioterapia tiene el potencial para hacer frente a locales o lugares distantes de la enfermedad. La combinación de agentes activos, incluyendo adriamicina / cisplatino (AP), el paclitaxel / adriamicina, paclitaxel / carboplatino, paclitaxel y / adriamicina / cisplatino (PAT), ha sido la estrategia más común para tratar de mejorar la respuesta y la supervivencia (10).

Quizás uno de los más importantes acontecimientos recientes en el tratamiento del cáncer ha sido la identificación de dianas moleculares en los tumores que responden a la novela, agentes altamente selectivos. Estos agentes no citotóxicos, o "biológicos", resultado de la disminución de la proliferación de las células cancerosas y puede activar la apoptosis vías (es decir, la muerte celular programada). Identificación de las más importantes dianas moleculares en cáncer de endometrio y de la actividad de los biológicos en los tumores con diferentes características (histología, grado, etapa) aún no se han definido. Agentes biológicos es probable que requieren combinación con agentes citotóxicos para la mejor actividad, o pueden ser utilizados en la configuración de adyuvantes para los pacientes que han completado el tratamiento, pero siguen estando en riesgo de recurrencia.

La fase II del cáncer del endometrio de administración:

La fase II del cáncer de endometrio se caracteriza por una u otra cervical glandular (fase II) o del estroma del cuello uterino (etapa II B) la participación. Cervical participación de adenocarcinoma de endometrio representa un factor pronóstico negativo y aumenta el riesgo de metástasis ganglionares. En el momento del diagnóstico, etapa II, los tumores se observan en aproximadamente el 10% de las mujeres con cáncer de endometrio. La supervivencia en pacientes con tumores de la fase II se ha informado de que van desde 72% a 93%. La gestión de la etapa II tumores sigue siendo controvertido. Hasta la fecha, pocos datos prospectivos se han reportado, y estrategias de tratamiento se basan en estudios observacionales. Manejo inicial de la etapa II por lo general los tumores es quirúrgico: o extrafascial o histerectomía radical. Radical histerectomía se ha recomendado para las mujeres con tumores de la etapa II, dado que el 13% de los pacientes con cáncer de endometrio han parametrial metástasis. El tratamiento quirúrgico es a menudo seguido de radioterapia adyuvante. Si la radiación mejora la supervivencia en este grupo y si la terapia de haz externo se requiere que siguen estando mal definidos (12). El ideal de gestión de la fase II para cáncer de endometrio sigue siendo un tema de debate. La mayoría de hallazgos sugieren que la radiación adyuvante mejora la supervivencia de las mujeres con enfermedad de la etapa II, pero que el tipo de histerectomía realizada tiene poca influencia sobre los resultados. En este estudio (12) las mujeres que no recibieron radiación eran 48% más de probabilidades de morir a causa de sus tumores.

El beneficio de la radiación adyuvante es más pronunciada en las mujeres con alto riesgo, las características patológicas que se sometieron a histerectomía radical. El papel de la radiación en el tratamiento de la fase II del cáncer de endometrio es incierto. Considerando que la mayoría de los datos retrospectivos no han demostrado un beneficio para la radiación, se ha sugerido que las mujeres que se someten a la histerectomía simple y se determinó que las enfermedades del cuello uterino pueden beneficiarse de la radioterapia. Más claramente los posibles trabajos para definir los algoritmos de tratamiento para las subclases de las mujeres de la fase II del cáncer de endometrio se justifica.

Implicaciones clínicas del estudio son:

  • Histerectomía radical no necesita ser realizada de forma rutinaria en todas las mujeres a la fase II del cáncer de endometrio;
  • Histerectomía radical, en combinación con la radioterapia puede mejorar la supervivencia para las mujeres con alto riesgo de la fase II del cáncer de endometrio.
  • Por último, es imposible determinar las preferencias del médico y del paciente que influyen en la selección del procedimiento quirúrgico y la decisión de administrar radioterapia adyuvante.

Avanzada y el tratamiento de la enfermedad recurrente:

Tratamiento de la enfermedad recurrente depende de la etapa inicial, la localización de la recurrencia y tratamientos previos. El sitio más común para la recurrencia de la enfermedad es la etapa I de la vagina. Aislados vaginales recurrencias no radiada en las mujeres son generalmente tratados con toda la terapia de radiación pélvica y braquiterapia vaginal. Supervivencia después de la recaída es significativamente mayor en las mujeres sin terapia de radiación. En este estudio el tratamiento de la recaída es eficaz vaginales, 89% con respuesta completa y 65% 5 años de supervivencia en el grupo control (11). No hubo diferencias en la supervivencia entre los pacientes con recidiva pélvica y aquellos con metástasis a distancia. Si la repetición está limitada a la vagina, la supervivencia es mejor que si la enfermedad pélvica implica la pared lateral. La mayoría de las recurrencias aisladas vaginal en mujeres con estadio I quirúrgico del cáncer de endometrio puede ser rescatado con éxito con terapia de radiación.

Por enfermedad del sistema, la terapia hormonal con progestágenos ha sido a favor de una opción terapéutica a causa de su toxicidad mínima. Las tasas de respuesta se han reportado en 10% al 25% de las mujeres. Los estudios recientes han tratado de mejorar esta tasa de respuesta de la terapia combinada con tamoxifeno para aumentar la progesterona acetato. La respuesta fue 33%. La mediana de supervivencia libre de progresión fue de 3 meses y mediana de supervivencia global fue de 13 meses (10). La combinación de tamoxifeno diario semanal intermitente y acetato de medroxiprogesterona es un activo para el tratamiento avanzado o recurrente el carcinoma de endometrio. La quimioterapia puede ser la terapia inicial para enfermedad avanzada o con la recurrencia después de la terapia hormonal. La combinación de cisplatino, la doxorrubicina, el paclitaxel y es el más activo de quimioterapia en régimen avanzado o recurrente cáncer de endometrio. El GOG ha hecho un estudio prospectivo aleatorizado con cisplatino y doxorrubicina. Cisplatino, la doxorrubicina y paclitaxel mejora significativamente la supervivencia libre de progresión y supervivencia global en comparación con cisplatino y doxorrubicina. Aunque el cisplatino, la doxorrubicina y paclitaxel, son los más activos régimen, la toxicidad ha llevado a muchos médicos para tratar a las mujeres con carboplatino y paclitaxel. Un estudio fase III para evaluar la eficacia de estos dos regímenes, así como al evaluar las diferencias en la calidad de vida está en curso.

Resumen:

La decisión de llevar a cabo cirugía en escena se basa usualmente en la histopatología de la uterina curettings, las graves conclusiones sobre la apertura del útero en la mesa de operaciones y, posiblemente, una sección de congelados de la resección del útero. La mayoría de los centros de cáncer en EE.UU. siga estas directrices en la gestión del cáncer de endometrio: fase I y fase II oculta requieren histerectomía abdominal total, salpingo-oopherectomy bilaterales. Adyuvante radiación depende de la calidad del cáncer de endometrio, afectación ganglionar y el grado de invasión myometrial. Clínicos fase II histerectomía radical parece estar asociado con una mejor supervivencia en comparación con la histerectomía simple FIGO para la fase II corpus adenocarcinoma. Tratamiento clínico de fase III debe ser individualizada, pero debe aspirar a incluir la histerectomía abdominal total y bilateral salpingo-oopherectomy. En presencia de una masa adnexal, por lo general la cirugía se debe realizar en primer lugar a determinar la naturaleza de la masa y para eliminar la mayor parte de la enfermedad del tejido. Etapa IV enfermedad debe ser individualizado, pero por lo general implica una combinación de cirugía, radioterapia y / o quimioterapia. Uno de los principales objetivos de la terapia debería ser el de tratar de lograr el control de la enfermedad local en la pelvis y para paliar la hemorragia, la aprobación de la gestión, el dolor y la formación de la fístula. Exenteración pélvica puede ser considerado en el paciente ocasional, en los que la enfermedad se limita a la extensión de la vejiga y / o recto.

Financiamiento:

El proyecto es financiado por la Iniciativa para WHEC Mundial de la Salud.

Referencias:

  1. American Cancer Society home page website. Cancer statistics 2008. Available at: www.cancer.org/docroot/home/index.asp. Accessed June 15, 2009
  2. Calle EE, Rodriguez C, Walker-Thurmond K et al. Overweight, obesity, and mortality from cancer in a prospectively studied cohort U.S. adults. N. Engl J Med 2003;348:1625-1638
  3. Straughn JM, Huh WK, Kelly FJ et al. Conservative management of stage I endometrial carcinoma after surgical staging. Gynecol Oncol 2002; 84:194-200
  4. ACOG Practice Bulletin. Management of endometrial cancer. No. 65. American College of Obstetricians and Gynecologists. Obstet Gynecol 2005;106:413-424
  5. Nakanishi T, Ishikawa H, Suzuki Y et al. Association between menopausal state and prognosis of endometrial cancer. Int J Gynecol Cancer 2001;11:483-487
  6. Horowitz NS, Peters WA, Smith MR et al. Adjuvant high dose rate vaginal brachytherapy as treatment of stage I and II endometrial cancer. Obstet Gynecol 2002;99:235-240
  7. von Gruenign VE, Tian C, Frasure H et al. Treatment effects, disease recurrence, and survival in obese women with early endometrial carcinoma: a Gynecologic Oncology Group study. Cancer 2006;107:2786-2791
  8. Keys HM, Roberts JA, Brunetto VL et al. A phase III randomized trial of surgery with or without adjunctive external pelvic radiation therapy in intermediate risk endometrial adenocarcinoma: a Gynecologic Oncologic Group study. Gynecol Oncol 2004;92:744-751
  9. Havrilesky LJ, Cragun JM, Calingaert B et al. The prognostic significance of positive peritoneal cytology and adnexal/serosal metastasis in stage IIIA endometrial cancer. Gynecol Oncol 2007;104:401-405
  10. Fleming GF, Brunette VL, Cella D et al. Phase III trial of doxorubicin plus cisplatin with or without paclitaxel plus filgrastim in advanced endometrial cancer: a Gynecologic Oncology Group Study. J Clin Oncol 2004;22:2159-2166
  11. Sorosky JI. Endometrial cancer. Obstet Gynecol 2008;111:436-437
  12. Wright JD, Fiorelli J, Kansler AL et al. Optimizing the management of stage II endometrial cancer: the role of radical hysterectomy and radiation. Am J Obstet Gynecol 2009;200:419-421

Publicado: 10 July 2009

Women's Health & Education Center
Dedicated to Women's and Children's Well-being and Health Care Worldwide
www.womenshealthsection.com